Qué hacer si una tormenta te golpea en el mar
Denis Korablev
  • 01.10.2021
  • 281

Qué hacer si una tormenta te golpea en el mar

Un navegante siempre debe estar preparado para cualquier sorpresa, incluido el mal tiempo. Puede conocer el acercamiento de una tormenta con anticipación, gracias a los pronósticos y las observaciones personales. Si es posible capear la tormenta en un puerto deportivo seguro, un patrón experimentado elegirá esta opción. Aquellos que se encuentran en una tormenta en alta mar pasan la verdadera prueba de sus habilidades de navegación, el trabajo bien coordinado de la tripulación y la manifestación de entereza. Es muy importante conocer de antemano el acercamiento del mal tiempo, porque mucho depende de la preparación para el acercamiento de una situación extrema.

Si la aproximación de una tormenta se apodera del yate en alta mar, es necesario actuar con rapidez y armonía, porque normalmente la tormenta se acerca rápidamente. Una tormenta en un yate no es la más mortífera, pero sí una prueba peligrosa. No importa lo extraño que pueda parecer, el pequeño y aparentemente frágil caparazón de madera de un velero tiene una ventaja múltiple sobre los enormes barcos de motor en las posibilidades de sobrevivir a una tormenta. Es en esta situación donde se manifiesta el verdadero carácter de cada uno y del equipo en su conjunto.

Si el yate es pequeño y la tripulación es mínima, usar una lista de verificación es una excelente solución. Para aquellos que se meten en una tormenta por primera vez, esta hoja es imprescindible. La lista de verificación precargada incluye instrucciones paso a paso para hacer frente a una emergencia, la lista de verificación contiene notas sobre la ubicación de las cosas necesarias. Una lista tan detallada: instruir, cumplir el papel de un camarada que da una pista en el momento adecuado, no permitirá que un patrón sin experiencia se confunda. El primer elemento de dicha hoja debería ser velas y aparejos. La preparación del aparejo para una tormenta comienza con reemplazar una vela de estay normal por una de tormenta. Con viento fresco, la vela de estay apoyada en la vela de estay interior es más fácil de quitar que el foque más alejado del mástil, especialmente si la tripulación es mínima. Los yates pequeños son más fáciles de manejar con una vela de tormenta en la vela de estay que con un foque. Luego se baja la vela mayor y se fija en la botavara. Si solo hay un riel en el mástil para izar la vela, el trisel se instala solo cuando la vela mayor está completamente retirada. Cuando las láminas de trissel están aseguradas, se levanta y se alinea con el viento.

A continuación, debe prestar atención al estado de la plataforma. Las líneas de seguridad y los pasamanos se revisan cuidadosamente, todas las aberturas de la cubierta deben estar tapadas, las escotillas y los ojos de buey están sellados. Debe haber una duplicación de la fijación de botes, anclas y otros equipos ubicados en la cubierta. El motor de salmuera se lleva al interior, la propia salmuera se desinfla y se fija firmemente en la cubierta. Todos los elementos sueltos se retiran de la cabina, el toldo de la cabina y el bimini se pliegan hacia adentro y hacia afuera. Se cierran y fijan las tapas de cajas y casilleros, se revisa la balsa salvavidas.

Luego viene el turno de las cubiertas inferiores. Todos los objetos que puedan resbalar o caer al rodar se retiran y atan, las puertas de los armarios y cajones se fijan de la forma más fiable posible. Se rellenan las literas y se aprietan las redes de fijación. Se está comprobando el embalaje de emergencia, se está comprobando la operatividad de las bombas de achique, boyas de emergencia, se está comprobando el equipo (AIS, radar). Se realiza una prueba de arranque del motor. ¡Y lo más importante es la seguridad! Se recuperan y revisan el equipo de tormenta, los chalecos salvavidas y los arneses.

Si una tormenta alcanza un yate con tripulación tripulada lejos de la costa, la preparación previa a la tormenta se lleva a cabo casi de acuerdo con el mismo horario que en los yates más pequeños, sin embargo, con algunas peculiaridades, porque la responsabilidad del capitán por las vidas de personas aumenta significativamente. El capitán del yate, especialmente en yate alquilado, asume la responsabilidad de tomar decisiones clave y finales. Su presencia en las situaciones más peligrosas y difíciles eleva la moral de la tripulación.

Demostrando un ejemplo de perseverancia y coraje, el capitán da órdenes con claridad y confianza, fomentando las acciones de la tripulación y señalando los errores. Y deja que las blasfemias a veces se escapen; luego lo recordarán con una sonrisa. Después de evaluar la situación, el capitán, teniendo en cuenta la fuerza de la tormenta que se aproxima, la condición técnica y el tipo del yate, la experiencia y el trabajo en equipo, elige las tácticas para lidiar con los elementos. Se está llenando el libro de registro y las coordenadas están marcadas en el mapa. Las bengalas de señales blancas, diseñadas para advertir a otro barco de un acercamiento en la oscuridad, se colocan en una bolsa o bolsa impermeable. Las luces de circulación están controladas, el ancla y la luz del tope deben funcionar correctamente.

Trabajar con la tripulación, en primer lugar para el capitán. Los pedidos deben ser claros y lógicos. El capitán está obligado a seguir los trabajos preparatorios de emergencia en cubierta, comprobar la fiabilidad de la fijación del ancla, balde, escalera, balsa. Los orificios de drenaje de la cabina deben estar abiertos, el tubo de escape, por el contrario, debe estar cerrado. El ancla flotante y las líneas de remolque deben estar preparadas con anticipación y estar disponibles.

Se está realizando el trabajo necesario en la bodega, todas las cosas, artículos y la carga que se transporta están bien sujetos. Todas las escotillas y ojos de buey deben estar sellados herméticamente. Las velas de tormenta están preparadas y se mueven a un lugar donde se pueden recuperar fácilmente si es necesario. Se verifica el trabajo de las bombas de achique para bombear agua.

Se está realizando una prueba de arranque del motor. Durante una tormenta, no debe confiar únicamente en el piloto automático o el motor, como muestran las estadísticas, pueden fallar en el momento más inoportuno. Mientras navega en un rumbo beydewind en una tormenta, el capitán debe intentar ayudar al timonel con consejos y hechos.

No solo la preservación del rumbo depende de la habilidad del timonel, sino también la capacidad de supervivencia del barco, la incapacidad para enfrentarse a la ola o la sumisión del costado del barco a una ola demasiado grande, todos estos errores de cálculo del timonel puede terminar en desastre. En una situación de tormenta, el timonel debe ser la encarnación de la atención, calculando cada una de sus maniobras, virando correctamente, sin perder de vista la dirección del viento. Si el capitán se da cuenta de que el timonel apenas puede manejar el volante, el barco se inclina más de 30 °, el lado de sotavento toca el agua y el barco golpea cada vez más contra la ola, entonces es hora de tomar los arrecifes.

La principal y principal acción del equipo es arriar las velas, ya que la vela (si no hay motor) es la principal fuerza motriz del yate. Permanecer sin velas durante una tormenta (y, muy probablemente, sin mástil) significa convertirse en un juguete de los elementos furiosos, poniendo a las personas y al barco en peligro de muerte. Las habilidades de navegación deben practicarse hasta el punto de la automaticidad. Es necesario reemplazar las velas regulares por velas de tormenta. Una vez completado el trabajo con las velas, puede ir a la deriva.

Puedes deslizarte bajo las velas o bajo un mástil. Para volver al rumbo deseado, se realiza un viento de proa utilizando un foque de tormenta. Ancla a la deriva, utilizada cuando la tormenta llega a 10 en la escala de Beaufort. El ancla flotante se utiliza como freno para mantener el control del yate.

La deriva no es la única técnica de tormenta. Si la situación empeora, el capitán, por su decisión, aplica la técnica de "escape de tormenta". Al mismo tiempo, el yate se pone en un rumbo más seguro, moviéndose junto con la ola, usando un ancla flotante para bajar la velocidad a 5-6 nudos. Esta velocidad es la más óptima, menor o mayor velocidad dará lugar a la pérdida de control del yate. Si el ancla flotante no puede frenar eficazmente la embarcación al nivel requerido, se utilizan cuerdas de remolque. Por supuesto, el yate puede dañarse o incluso volcar, pero el diseño del velero, que tiene una quilla pesada, le permite volver a su posición anterior. La tarea de la tripulación en una tormenta es hacer todo lo posible para preservar el casco, los mástiles y el aparato de gobierno del barco. Si cada miembro de la tripulación conoce y comprende claramente sus acciones de antemano, el barco saldrá victorioso en la batalla con los elementos.

Según los expertos 2yachts, hay muchos casos en los que los navegantes salieron del agua en la mayoría de los casos , situaciones desesperadas. El mar no perdona la indiscreción y el descuido, tal actitud hacia él será severamente castigada. Con el tiempo, un buen navegante gana experiencia, comienza a sentir y amar su barco, tiene la capacidad de tomar decisiones importantes y oportunas de manera rápida y precisa. Las ciencias marinas no requieren conocimientos académicos. La experiencia, el conocimiento, la intuición, la autodisciplina y la confianza en uno mismo ayudarán a resistir la tormenta más severa.